Tuesday, August 08, 2006


El Navegante
Viamonte entre Alem y Bouchard

Cruzar la puerta de El Navegante es pasar de un mundo a otro. Dejará atrás los vidrios espejados de la City Porteña para llegar a esa Buenos Aires antigua de cuando El Bajo era de los marineros, los tugurios y las profesionales del amor.
De tanto estar afuera del “circuito fashion” fue redescubierto por un puñado de intelectuales, artistas y mediáticos que ya pegaron la vuelta del restó y el diseño.
No hay como la prueba de la tortilla española para medir la calidad de una cocina y en este caso fue superada con holgura. El abadejo a la gallega es perfecto (el plato a pedir) y el hígado a la lionesa muy bien preparado aunque algo pasado de su punto. El conejito a la cazadora tampoco estuvo mal. Para el postre recomendamos el flan casero. Los precios son más altos que el bodegón medio pero sorprendentes si los comparamos con los sofisticados locales de la zona.
La atención de nuestro viejo y querido Laurenciano fue insuperable (trabaja a la noche). Un conocedor del oficio como ya no quedan: sabe que su rol es secundario pero, sin querer, se vuelve protagonista a fuerza de consejos sabios, palabras justas y una tonada gallega que vale la pena escuchar. (Como bonus track presenciamos su abrazo de bienvenida al locutor Alejandro Apo).

Y a nuestros seguidores (cada vez son más) que reclamaban menos pescado a la parrilla y más jamones colgando, ahí tienen.

Labels:

11 Comments:

Anonymous ogro said...

Si, ¡aguanten los jamones!

12:14 PM  
Blogger mariamolt said...

Benson (H):
Especificá un poco más los precios. ¿Y qué hay con la carta de vinos?
Por lo demás, como alguien diría, un lujo.
Saludos.

10:42 AM  
Blogger Benson(h) said...

Bueno, trataremos de especificar más pero si está publicado es porque vale la pena, porque algún vino vas a conseguir y porque no te va a complicar para llegar a fin de mes.
saludos.

5:07 PM  
Blogger la vida en pijamas said...

tremenda parrilla!!!

4:23 PM  
Anonymous ERLAN said...

Sin duda, era necesario un blog como éste. La mitología gourmet ciudadana, a la carta. Y además, lugares dignos en los que se regodean emblemas como nuestro amigo Tito Ramponi.
¡Salud y buena merca!

5:10 PM  
Anonymous Anonymous said...

Es verdad , la tortilla de papas es excelente y la cazuela de pollo mata!!!

Pero... debés llegar habiendonte comido unas ostras y unos bocaditos de pato ( tipo " Lucas de laguna de Chacharramendi " )

1:20 PM  
Blogger Galapagos said...

Fui hace poco y hay algunas cosas que omitiste nombrar y que no se pueden perder de este lugar:

1- Las rabas... Sencillamente espectaculares. Al que le gusta este plato de entrada no se lo puede perder.

2- La paella! Si van 4 a 5 personas pidan la media paella que van a quedar pipones (habiendo comido antes una entrada). Sale 59$ que dividido los 4 o 5 es una ganga!

El gallego es un fenomeno... un personaje que va perfecto con el lugar. Según tengo entendido es el dueño, pero sigue trabajando de mozo a la par de los demás...

10:42 AM  
Blogger Peter Dark said...

Fui el viernes pasado con la Logia y otros amigos, comimos una barbaridad, excelente lugar! La paella es celestial!

La atención de primera, el gallego un capo! Como me gustan estos lugares, voy a volver en breve.

10:24 AM  
Blogger Romano said...

Muy buen lugar el Navegante,mi Padre trabajo al lado muchos años atras en La Fragata,,,

Dejo link donde hoy encuentro la info que cierra el Bodegon,,,

http://www.clarin.com/diario/2007/12/29/laciudad/h-06001.htm

1:56 PM  
Blogger Peter Dark said...

Triste noticia... van desapareciendo estos lugares miticos, que deberian ser protegidos si se intenta fomentar el turismo en la ciudad. Por suerte llegue a conocerlo antes del cierre, no creo que sea lo mismo cuando lo reabran.

10:32 AM  
Blogger N. Carolina Diaz said...

=( cerrò?

4:24 AM  

Post a Comment

<< Home